Otro día más aquí sentada, esperando a que él vuelva a pasar... Pero no pasa, aun así creo que esta vez sí, esta vez se lo diré...

Cae una gota de lluvia en mi hoja de papel, miro hacia el cielo, y a la misma vez al subir la cabeza, lo vi pasar.    Veo que se aleja, a la vez que mis fuerzas de correr, agarrarlo del brazo y gritar -¡Te quiero!- pero veo que no soy capaz.

Un sonido que marca los pasos de la muerte, un chirrido que hace que deje de palpitar mi corazón, el instante en el que el tiempo se detiene, los sonidos y la luz se apagan, y deseo con todas mis fuerzas que vuelvan, ya sea un grito o un estruendo, que el sonido y la luz vuelvan.

Todo vuelve a su tiempo normal. ¿Por qué no frenó...?, ¿Por qué no fui yo...?, ¿Por qué no grité... -¡cuidado!- ?

Como siempre deseé, te tengo entre mis brazos, le digo -Despierta-, una lágrima sale de mis ojos acompañándome de un último susurro... -Te quiero-, y en el momento que pronuncio estas palabras, tus ojos se abren, y como si siempre hubieses esperado este momento, dijiste -Demasiado tarde-.

El monitor de un hospital resuena en mis oídos, revienta mis tímpanos... En ese incesante pitido que declara la parada de tú corazón...

¡Solo es el teléfono! Son las cuatro de la mañana y solo era un sueño... No llego a contestar, el mismo número en el mismo momento, escucho mi móvil, me a llegado un mensaje... Es él...

Nunca esperes a que sea demasiado tarde...                                                                                                                             :$